CHUQUICAMATA ABRE SUS PUERTAS PARA CELEBRAR LA NAVIDAD

Al igual que todos los años, las familias de Chuquicamata llegaron puntualmente a la cita. Las puertas del campamento se abrieron una vez más para recibir a sus hijos en Navidad, una oportunidad esperada durante todo el año para recordar las tradiciones del mineral.

“Vinimos a nuestra casa, como todos los años, al igual como lo hacemos para cada aniversario. Nos da mucha nostalgia estar nuevamente en nuestro campamento”, dijo César Cortés, quien fue de los primeros en llegar junto a su familia.

La jornada comenzó temprano, con la apertura de algunos edificios emblemáticos como el Auditorio Sindical y el Instituto Chileno Norteamericano de Cultura (ICHNAC), lugar donde se montó una exposición con imágenes de diversas épocas. El corazón del casco histórico poco a poco se comenzaba a poblar.

En la plaza, una de las principales novedades para este año. El Registro Civil instaló una oficina móvil donde los ex habitantes del campamento podían renovar su cédula de identidad e inscribir en ella el nombre de Chuquicamata. “Lo esperábamos con ansia, es como volver a tener identidad”, explicó María Contreras, una de las tantas personas que esperaba pacientemente en la fila.

Los más pequeños, disfrutaban del pesebre. Hecho a escala real, fue atracción también para los padres, quienes recordaban con nostalgia su niñez en el campamento. “Ahora vengo con mis hijos pero yo también viví esto cuando niño y por eso espero que ellos conozcan algo de los que son nuestras raíces como familia”, señaló Raimundo González.

Misa

Como el objetivo es mejorar todos los años diversos aspectos de la organización, la división Chuquicamata accedió a la petición de ex chuquicamatinos para realizar la tradicional misa al interior de la Parroquia El Salvador. Con respeto, y como en los viejos tiempos, un centenar de fieles acompañó en una significativa ceremonia al padre Enrique Olivé, párroco histórico del mineral.

En el intertanto, los melódicos villancicos del grupo juvenil “Voces de Navidad”, invitaban a los visitantes a congregarse en la Plaza Los Héroes. “Las horas vuelan cuando uno vuelve al campamento. Se hacen pocas para tantos recuerdos”, comentó Luis Risco, al son de clásicos de esta fecha como “Blanca Navidad” o “Mi Burrito Sabanero”, entre muchos otros.

Para el final, una postal obligada. El carro del Viejito Pascuero aparece en el horizonte, entre el sol de media tarde y la algarabía de los niños. Viene desde La Vervena. Muchos evocan la figura de don Alcides Lira.

Caramelos al viento y la fiesta en su punto cúlmine. Las manos se hacen pocas entre cámaras fotográficas, de video y tablets. Los tiempos cambian y también la tecnología. Los jóvenes de hoy inmortalizan minuto a minuto, momentos que antes sólo se guardaban en la memoria de aquellos testigos privilegiados.

Las luces se comienzan a apagar. El sol cae y los chuquicamatinos caminan a buscar sus autos hasta el estacionamiento que se habilitó en el Estadio Anaconda.

En todo caso, la organización -a cargo de Codelco Chuquicamata – determinó abrir las puertas también lunes y martes. Todo comenzará desde las 10:00 de la mañana hasta las 18:30 horas, con exposiciones y música navideña en la plaza.

De esta forma, la fiesta recién está comenzando.

About The Author

Related posts