RUINAS DE HUANCHACA

Del quechua “puente de las penas” las Ruinas de Huanchaca son el vestigio de una antigua fundición de plata de Antofagasta y que en la actualidad se ha convertido en el epicentro de la cultura y el patrimonio de la Perla del Norte.

Las ruinas de Huanchaca fueron los cimientos estructurales del establecimiento industrial Playa Blanca de la Compañía Minera de Huanchaca de Bolivia (empresa de intereses bolivianos, chilenos e ingleses). Esta compañía era dueña de las minas de plata de Pulacayo (a 10 km al noroeste de Uyuni) y Oruro, de donde llegaba el mineral hasta Antofagasta.

Comenzó su construcción en 1888, tras el acuerdo pactado entre la Compañía Minera de Huanchaca y la Compañía de Salitres y Ferrocarril de Antofagasta (tras las negociaciones entre el chileno Melchor de Concha y Toro y el boliviano Aniceto Arce) para el transporte del mineral desde las minas bolivianas hasta la futura refinadora en suelo antofagastino. En abril de 1889, Arturo Wendt y A. Gmehling entregaron los planos de la construcción.

Las obras se retrasaron producto del retraso en la fabricación de las maquinarias. Las obras tuvieron un costo de $6.500.000, pese a que inicialmente se estimó que costaría solamente $ 1.000.000 levantar el recinto metalúrgico. El establecimiento industrial fue inaugurado en 1892. Entró en funcionamiento el 26 de febrero de 1893, realizando la actividad de amalgamación y refinación de los minerales de plata, recibiendo 200 toneladas diarias de material, lo que producía 3,85 toneladas de plata mensuales.2 3 La empresa llegó a emplear más de 1.200 trabajadores.

Monumento

Debido a lo poco beneficioso desde el punto de vista económico, la empresa cesó en 1902 sus actividades, producto de la inestabilidad de los precios de la plata en el mercado mundial y a que su tecnología fue superada. Además, la mina de Pulacayo sufrió la inundación de su yacimiento, la cual no se pudo recuperar. Tras esto, se llevó a cabo el desarme y remate del patrimonio.

La sala de máquinas fue transferida a propiedad de la I División del Ejército de Chile, unidad que la utilizó para levantar la Capilla Militar Nuestra Señora del Carmen, la cual fue inaugurada el 30 de noviembre de 1942.

Tras años a manos del Fisco de Chile, la mayor parte fue transferida a propiedad de la Universidad del Norte (hoy llamada Universidad Católica del Norte) el año 1964. Fueron declaradas Monumento Histórico Nacional el 7 de enero de 1974.

Tras la confirmación del 14 de julio de 2006 por parte de la Superintendencia de Casinos de Juego de Chile, el grupo AM Corp se adjudicó la licencia de casino bajo el proyecto Enjoy Antofagasta. Este proyecto construyó un casino de juegos frente al monumento histórico, además creó el Parque Cultural Huanchaca, compuesto por el Museo del Desierto de Atacama (obra de los arquitectos Ramón Coz, Marco Polidura, Eugenia Soto e Iñaki Volante), además de un pequeño anfiteatro. Para la administración del recinto, se creó la Fundación Ruinas de Huanchaca, sociedad entre el casino y la universidad.

Las ruinas de Huanchaca se encuentran dentro del Parque Cultural Huanchaca, ubicado en Avenida Angamos 01606, frente al casino Enjoy Antofagasta. Se puede acceder por transporte público mediante las líneas de microbuses 102, 103, 104, 107, 119, 121 y 129 del TransAntofagasta.

El recinto se encuentra abierto de martes a domingo, de 10:00 a 13:00 h y de 14:30 a 19:00 h. Su entrada es liberada.

“Este es un proyecto financiado gracias al Fondo de Fomento de Medios de Comunicación Social Antofagasta 2014, perteneciente al Ministerio Secretaría General de Gobierno. Con aprobación de bases del Consejo Regional CORE”.

About The Author

Related posts

WhatsApp chat