Experta proyecta que una primaria entre Guillier y Lagos generará una gran fractura en la NM

Tras conocer los resultados del Barómetro de la Política de Cerc-Mori, que arrojó que en una disputa entre Piñera y Guillier, el independiente obtendría el 28%, mientras que Piñera un 26%. El resultado contrasta con el que expresa la encuesta ante un escenario similar, pero donde el contendor del oficialismo fuera Lagos. En esa disputa, la figura de centro-derecha obtendría la ventaja, con el 28% de las preferencias. Al respecto, la doctora en ciencia política de la Universidad de Santiago, Lucía Dammert, proyecta “una primaria durísima si el ex Presidente Lagos se postula. Es posible que él tenga un manejo temático bastante elocuente, porque ha sido Presidente, pero Guillier también. No se avizora una primaria como la anterior, donde se sabía que Bachelet iba a ganar”.

“Una primaria entre ellos dos podría llegar a ser una primaria bien dura y, por ende, podría traerle problemas de largo plazo a la coalición”, insiste la académica. “En el fondo, tendrías a dos candidatos matándose y la derecha tomando palco”, explica.

“Al otro lado, si llega a haber primarias en la derecha, todos saben que ganará Piñera y que habrá un segundo candidato para discutir, pero que no será fratricida”, puntualiza.

Para Dammert, que Guillier se presente a primarias de la Nueva Mayoría es algo difícil de evitar, ya que aún no ha creado una plataforma política que respalde su opción. En ese sentido, y aunque considera conveniente desde el punto de vista programático que cada tienda oficialista presente su alternativa presidencial, “desde el punto de vista de la estrategia electoral, tendrán que medir muy bien el nivel de debate y diferencias en una primaria. Si no, puede resultar muy difícil reconstituir los elementos de confianza”.

Además, destaca las dificultades que puede traer para la alternativa de Guillier que se presente en los comicios previos del oficialismo. “En una primaria van a votar los miembros de los partidos y, ahí, Guillier tendría una dificultad, pero intuyo que ya se ha aprendido del caso de Dj Méndez, que salió de una primaria con harto acarreo más que abierta a toda la votación de la Nueva Mayoría”.

Para la académica, “dado que la encuesta revela que un 40% no se siente ni de derecha ni de izquierda y que hay una crítica muy grande a la forma como se ha ejercido el poder en los últimos años, lo que le conviene a Guillier es generar un espacio muy largo de discusión o de debate interno dentro de la Nueva Mayoría, tratando de sumar a quienes están tratando de correr por la izquierda y apaciguando a la centro-izquierda para tratar de consolidar la coalición”.

En ese sentido, afirma que lo que le conviene a Guillier para afirmar su opción presidencial es “trabajar la relación con los movimientos y sectores de centro-izquierda más que con la DC”.

“Guillier tiene muy poco que ganar juntándose con el centro hacia la derecha de la coalición”, insiste Dammert. “Lo que le conviene a Guillier es fortalecer su nicho y agrandarlo más que entrar en una confrontación con el ex Presidente Piñera, que probablemente sumará poco, porque la gente de derecha no va a dejar de votar por Piñera para hacerlo por Guillier, y la gente de centro-izquierda puede dejar de ir a votar, pero no va a sufragar por la derecha”.

“La estrategia electoral del candidato de la Nueva Mayoría debe apuntar a fortalecer su nicho de centro-izquierda. Si al candidato de la NM se le corre alguien por la izquierda, pierde”, subraya.

“A Guillier lo que le conviene en este minuto es esperar porque lo que está pasando es que Lagos se está desinflando solo o, mejor dicho, no está creciendo. Si Guillier sale e irrumpe en la escena, saca el eje de la discusión política sobre el poco crecimiento de Lagos”, explica.

Sin embargo, advierte que la espera de Guillier “no es sostenible por mucho tiempo, solo un par de meses más”. Esto, porque “si Piñera se lanza y Lagos se relanza, no puede quedar esperando hasta marzo. Se vería más apurado”, indica.

“Estamos en la cuenta regresiva con Lagos. Probablemente, si la CEP muestra que no prende, entraremos a ver qué dice… El reloj está corriendo”, concluye.

About The Author

Related posts