Los contrastes del nuevo sueldo mínimo con el costo de vida en la Segunda Región

 

La Cifra de 264 mil pesos, rige desde el 1 de enero en el país, Sin embargo en la Región de Antofagasta tiene el costo de vida más alto del país -posiblemente de Latinoamérica- y quizás pueda compararse con Londres y Tokio. Esto, en gran parte producto de la bonanza del súper ciclo del cobre que provocó el aumento de precios en distintos rubros.

Así lo comentó Martín Arias Loyola, director del Observatorio de Desarrollo Humano (Ordhum) de la Facultad de Economía y Administración de la Universidad Católica del Norte (UCN), al analizar el incremento programado del sueldo mínimo en Chile, el cual a partir del 1 de enero recién pasado es de 264 mil pesos. Para el especialista, esta cantidad no corresponde a un salario ético ni mínimo, “con suerte es de supervivencia”, aseveró.

Agregó que estudios de la Fundación Sol analizan los gastos y en qué se va ese dinero. Gran parte es destinado a la renta, a la movilización para ir al trabajo y otra cantidad es destinada a alimentos.

Asimismo, no está considerada la salud, la educación y quedan afuera aspectos importantes para el desarrollo de las personas, entre ellos el tiempo libre. En este sentido, señala que los trabajadores viven para trabajar y no lo contrario.

“Me parece que este aumento de 6.500 pesos es significante. Hay países donde los trabajadores reciben un mínimo de 800 mil pesos; es cierto que tienen un mayor costo de vida, pero se trata de una remuneración que permite vivir con salud, educación y arrendar en un lugar donde pueden vivir con dignidad”, comentó.

En otro aspecto, manifestó que es cierto que las pymes son las que otorgan más trabajo, pero también hay que tener en cuenta que una clase trabajadora mejor pagada es mucho más productiva. Además, gasta más en la economía y en otras pymes que se verán más beneficiadas, provocando un efecto multiplicador.

TRABAJADORES

El director del Ordhum agrega que a su juicio el sueldo mínimo está relacionado con la importancia que el país otorga al trabajo y a los trabajadores y, por ende, ligado a las AFP, en que las pensiones serán ínfimas.

Otro aspecto relevante, agrega, es el papel del Estado que es asegurar buenas condiciones de vida de sus habitantes, en tanto que los empresarios funcionan sobre la base de una regulación.

“Si hay una política de Estado que ayude y mejore a la clase trabajadora y a las pymes, todo puede contribuir a una mejor sociedad”, precisó.

Desde el 1 de enero entró en vigencia el nuevo salario mínimo de 264 mil pesos mensuales, siendo la segunda alza del reajuste gradual aprobado en 2015. Este nuevo sueldo base aumenta en 6.500 pesos mensuales el mínimo anterior, que en julio había sido fijado en 257.500 pesos, representando un incremento del 2,5%.

About The Author

Related posts