Después de 44 años, realizarán funeral de detenido desaparecido calameño

Luego de 44 años de sufrimiento y angustia, la cónyuge e hijos de Jerónimo Jorge Carpanchai Choque este sábado 30 de septiembre podrá brindar una digna sepultara a los restos de quien fue detenido, torturado y fusilado por militares en octubre de 1973.

Y es que después de 26 años de pericias y errores en la identificación de fragmentos óseos de 19 de las 26 víctimas asesinadas por la caravana de la muerte en Calama, este sábado la familia recibirá algunas partes identificadas del esternón y cráneo los cuales serán velados a contar de las 11 hrs en la parroquia Santa Rosa de Lima ubicada en avda. Angamos N°2651 de la población Santa Rosa de esta ciudad. Posteriormente a las 15 hrs se efectuará una misa y finalmente será traslado al cementerio municipal.

El 12 de octubre de 1973 a mediodía Jerónimo Carpanchai durante su colación en la empresa Enaex de Calama fue detenido y trasladado a la comisaría donde estuvo incomunicado cinco días, tiempo en que fue sometido a crueles interrogatorios y tormentosas torturas.

El 19 de octubre, encapuchado y maniatado fue trasladado con rumbo desconocido. Oficialmente se comunicó los llevaron al regimiento para prestar declaraciones. Sin embargo, al día siguiente la prensa informó que los 26 detenidos fueron muertos cuando los transportaban a la cárcel de Antofagasta. “Intentaron huir aprovechando un desperfecto del vehículo en que eran trasladados” dijo un capellán a su cónyuge Sabina Colquillo Colque cuando la visitó en su domicilio.

Nunca entregaron sus restos, sólo un certificado de defunción que indicaba lugar de la muerte Calama y como causa, fusilamiento, engañando a la familia ya que se comprometieron entregarían su cuerpo un año después.

Jerónimo Carpanchai tenía 28 años cuando fue ejecutado, era obrero de ENAEX, amante del atletismo y militante del Partido Socialista. Dejó una viuda y 4 hijos de entre 1 y 6 años.

Su hija Roxana Carpanchai Colquillo (50) recuerda “cuando ocurrió esta tragedia dejamos la comodidad de nuestra casa y todos nos fuimos por muchos años a vivir a una pieza, quedamos sumidos en la pobreza. Como no había cuerpo de mi papá velamos su ropa en silencio y con mucho miedo, unas tías nos acompañaron en ese velatorio simbólico, no pudimos poner su nombre en una tumba, mi padre pasó a ser nadie” “pensábamos que algún día golpearía nuestra puerta y lo veríamos llegar y que todo esto era un error o que estaban presos y luego lo soltarían y llorábamos todos juntos”.

 

En 1990 se ubican restos óseos en un área cercana al kilómetro 13 de la ruta Calama – San Pedro de Atacama conocido como “Quebrada del Buitre”. Se determinó que el lugar correspondió al sitio de inhumación de las 26 víctimas ya indicadas, las que fueron removidas ilegalmente en el contexto de la operación “Retiro de Televisores”.

Los fragmentos encontrados correspondieron a pequeños trozos óseos y piezas dentales aisladas. A través de pericias dactiloscópicas y antropológicas se logró la identificación de solo 14 víctimas, entre ellas figuraba un pedazo de clavícula izquierda asignado a Jerónimo Carpanchai, sin embargo, diez años más tarde por medio de nuevas pericias se comprobó que éste correspondía a otro ejecutado, José Saavedra.

Nuevos análisis antropológicos y genéticos a restos encontrados en el mismo sector y ahora también en la Quebrada Moctezuma, es decir, luego de 26 años de errores y peritajes finalmente se logró establecer fehacientemente la identificación positiva de Jorge Carpanchai, encontrándose específicamente, el manubrio esternal, un fragmento de hueso parietal y cinco fracciones de cráneo las que será sepultadas este sábado 30 de septiembre.

About The Author

Related posts