Tasa de desocupación alcanzó el 6,6% en trimestre móvil junio-agosto

La tasa de desocupación del trimestre móvil junio-agosto 2017 fue 6,6%, disminuyendo 0,3 puntos porcentuales (pp.) tanto en doce meses como respecto al trimestre móvil anterior.

El descenso anual de la tasa de desocupación fue consecuencia del mayor incremento de los Ocupados (2,3%) en comparación con el crecimiento de la Fuerza de Trabajo (2,1%). En tanto, los Desocupados se redujeron 1,5%, generando una menor presión en el mercado laboral. La tasa de participación registró un alza de 0,2 pp., aunque menor que la de la tasa de ocupación (0,3 pp.), situándose en 59,5% y 55,6%, respectivamente.

Sectorialmente, el aumento de 2,3% en doce meses de los Ocupados fue motivado por Actividades de Salud (14,7%), Enseñanza (6,5%) y Administración Pública (9,5%). Los descensos se explicaron por Construcción (-5,9%), Industria Manufacturera (-2,7%) y Transporte (-0,6%).

Según categoría ocupacional, la variación positiva de los Ocupados fue liderada por Asalariados (1,5%), Trabajadores por Cuenta Propia (4,5%) y, en menor magnitud, por Empleadores (9,2%) y Personal de Servicio Doméstico (0,3%). En tanto, Familiar no Remunerado registró la única disminución (-4,9%).

En doce meses, la población Fuera de la Fuerza de Trabajo o Inactiva aumentó 1,3%, incidida, por tercer período consecutivo, tanto por Inactivos habituales como por Inactivos potencialmente activos e Iniciadores.

La tasa de desocupación femenina fue 6,8%, descendiendo 0,5 pp. en un año, magnitud no observada desde el trimestre marzo-mayo 2016. Lo anterior fue producto del alza de las Ocupadas (3,6%) en mayor magnitud al incremento de la Fuerza de Trabajo (3,1%), mientras que las Desocupadas disminuyeron 4,0%. La tasa de desocupación masculina se situó en 6,5%, reduciéndose 0,1 pp. en doce meses, debido a un tenue mayor aumento de los Ocupados (1,42%) en comparación al de la Fuerza de Trabajo (1,35%). Por su parte los Desocupados crecieron 0,4%.

La tasa de desocupación con Iniciadores Disponibles y la tasa de presión laboral disminuyeron 0,2 pp. y 0,6 pp. en doce meses, situándose en 6,9% y en 12,3%, respectivamente. Según horas habitualmente trabajadas a la semana, los Ocupados que trabajan jornada completa (45 horas) crecieron 4,5% en doce meses, registrando la mayor incidencia positiva en el aumento anual de los Ocupados. En contraste, los Ocupados que trabajaron a tiempo parcial (de 1 a 30 horas) disminuyeron 1,1%, incididos por los Ocupados a tiempo parcial voluntario (-2,0%) y, en menor medida, por quienes lo hicieron de forma involuntaria (-0,2%).

El promedio de horas efectivas trabajadas a la semana aumentó 0,7% en doce meses, situándose en 38,2 horas.

El principal motivo esgrimido para no trabajar más horas, que incidió negativamente en los Ocupados a tiempo parcial involuntario, fue “no hay más clientes o es temporada baja”, razón que decreció 2,8% en doce meses, lo que reflejó una mejora del mercado laboral.

Respecto a las prestaciones mínimas de previsión social y salud, consideradas en la futura medición de informalidad laboral para identificar las ocupaciones asalariadas que son informales, 82,9% de los Asalariados declaró poseer ambas cotizaciones, 1,5% recibió solo una de ellas y 15,6% no percibió ninguna de las dos prestaciones.

About The Author

Related posts